En cinco minutos

Nadie le hacía demasiado caso cuando decía que era escritor y eran pocas las veces que hacía referencia a su razón de vivir. Por eso todos se sorprendieron cuando, a punto de jubilarse, publicó su primer y único libro: dos mil páginas llenas de bucles, historias paralelas, entramados infinitos y personajes tan llenos de vida como efímeros. Se habrían sorprendido todavía más de haber sabido que ese muro de palabras se construyó en hiladas de cinco minutos.

Se pasaba el día pensando, tomando notas en servilletas y papeles sucios, cuando llegaba a casa podía estar horas llenando libretas con palabras y símbolos… pero las musas son caprichosas. A la suya le gustaba jugar al escondite y reclamar atención cuando nadie se la prestaba. Esos cinco minutos antes de salir a trabajar, esos cinco minutos que marcan la diferencia entre un metro y el siguiente, entre olvidar el almuerzo, ponerte colonia o coger el informe de la semana… esos cinco minutos eran una inyección de adrenalina para nuestra musa y su autor. Se veían tan poco y, a la vez, se sentían tanto, que los mil trescientos treintaicinco minutos restantes hasta el siguiente día merecían la pena. Trescientos segundos de rabia descontrolada, de teclear, de apretar con fuerza la pluma contra el papel.

Pero la sorpresa general no trajo comprensión, pues a fin de cuentas no dejaba de ser alguien huraño, de quien no sabían nada; nadie veía nada más allá de una escuálida y triste figura, vestida con ropa ancha y los bolsillos llenos de papeles sucios; a nadie le importaba nada que no tuviera que ver con su eficiencia laboral y a él no le importaba nada que su idilio diario permaneciera oculto bajo esa capa de pesimismo fingido.

Cinco minutos al día es más de lo que muchos han tenido a lo largo de la historia, más de los que muchos disfrutaron con una alambrada entre medias; cientos de horas, unos pocos días repartidos a lo largo de toda una vida de constante espera. Libertad en cápsulas de cinco minutos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s